LA HUMILDAD QUE TE HACE CRECER
Cinco personas que integraron el equipo campeón del mundo de maratón en Atenas 97 y que fueron galardonadas con el premio Príncipe de Asturias de los deportes en el mismo año; Abel Antón, Martín Fiz, Alberto Juzgado, Fabián Roncero y José Manuel García.
Corporativo, Equipo Olímpico de atletismo
15700
post-template-default,single,single-post,postid-15700,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

LA HUMILDAD QUE TE HACE CRECER

maratonianos

LA HUMILDAD QUE TE HACE CRECER

Pocas veces uno tiene el privilegio de compartir dos horas con cinco maravillosas personas llenas de vivencias. Los componentes del equipo de Cronistar Comunicación tuvimos la fortuna de experimentarlo con la visita que nos hizo el equipo campeón del mundo de maratón en Atenas 97.

Abel Antón, Martín Fiz, Alberto Juzdado, Fabián Roncero y José Manuel García. Personas humildes, trabajadoras, inspiradoras y llenas de valores genuinos y sencillos que tanto ansía hoy por hoy la sociedad. Condiciones que les hicieron merecedores del  premio Príncipe de Asturias de los deportes.

Maratonianos 97

Imagen extraída de ABC

Llama la atención que, después de cinco años el grupo de olímpicos se vuelve a reunir en la ciudad de Oviedo y lo primero que comparten es el recuerdo del sexto componente del equipo, Diego García, de alguna manera lo hacen presente en su introducción y honran el privilegio y fortuna de haber vivido tantas experiencias juntos, ya que sin duda alguna sigue siendo parte del equipo allí donde quiera que esté.

Poco a poco y a medida hemos estado dialogando con cada uno de los atletas nos van desgranando lo que ha sido y sigue siendo clave de éxito en lo que es la construcción de un equipo y la fijación de objetivos ilusionantes e inspiradores.

Queremos aprovechar sus experiencias en su victoria de Atenas para trasladarlas a nuestra organización.. Nos recalcan la importancia de la táctica para poder tener éxito en sus pruebas de alta competición. Lo cual queremos creemos interesante aprovechar para alcanzar nuestras metas empresariales.

Cuándo lo acercamos a nuestro entorno empresarial, nos resuena de manera intensa la importancia de la estrategia, fundamental dentro de toda organización empresarial y equipo, con el claro propósito de que esta sea entendible por todos y cada uno de los componentes del grupo.

“En el deporte de élite, de alta competición, no se vive de los recuerdos” nos subrayan nuestros campeones. Cada día nos reinventamos y transformamos en nuestras maneras de cuidarnos, entrenar, entregarnos y esta mentalidad continúa siendo válida una vez que dejamos el deporte de élite, pasando a seguir contribuyendo de manera positiva a la sociedad, poniendo de nuevo a disposición del mundo que nos rodea nuestra mejor versión para poder ayudar a generar escenarios que sean más inspiradores y que puedan hacer crecer a otros, desde los más pequeños hasta equipos de alta dirección.

“La vida es el EQUIPO y este hace la unión”, escuchar en la forma en la que hablan del trabajo individual para luego sumar al colectivo, sus palabras no nos dejan en modo alguno indiferentes y nos vuelven a invitar a pensar en la importancia de que en toda organización cada uno de los componentes de la misma entienda bien su papel, el para qué del mismo y que intente sin duda alguna entregarse y poner lo mejor de sí en su trabajo para que pueda sumar al todo (equipo) y al propósito de la organización.

Ponen en valor la constancia, el estar presentes y el luchar por unos objetivos que sean ilusionantes e inspiradores. Sin lugar a duda valores importantes en toda organización para poder generar transformaciones de éxito, pero sobremanera para que a nivel individual podamos reflexionar sobre ello, ya que es la persona la que marca la diferencia en todos los campos a los que se expone, familia, amigos, trabajo…

Nos invitan a mirar al futuro sin complejos para que nos ayude a  avanzar y desarrollarnos a nivel individual y colectivo. Trasladándolo a nuestros retos empresariales y personales no nos deja para nada indiferentes y nos hacen un regalo, que no es más que el de intentar ser optimistas y cultivar una mirada de creer y querer proyectar futuros mejores para el individuo, la sociedad y las organizaciones.

Los deportistas nos relatan durante su diálogo momentos duros, de caídas, de frustración, pero nos recuerdan lo importante que es saber aprovecharlos para sacar enseñanzas y formar a las personas que somos y a la organización que estamos proyectando.

Abel Antón, Martín Fiz, Alberto Juzdado, Fabián Roncero y José Manuel García resaltan la importancia de la PERSONA, lo fundamental que fue para ellos el generar una familia dentro del equipo, donde no sólo había rivalidad, sino también amistad y el compañerismo. Esta es la base del equipo, el poder levantar los ojos y observarnos mucho más allá del rol y tarea que ha de desempeñar cada uno en su departamento. Poder conocer y re-conocer la persona con la que estamos día tras día colaborando. Este ingrediente fundamental en la receta que nos trasladan de equipo nos corrobora una vez más el aspecto humano y de humildad tan inmenso que un día les hizo llegar al Olimpo de Atenas como campeones, como equipo.

La disciplina, la metodología, la planificación, y la confianza, son áreas fundamentales que nos recuerdan estan siempre en la brújula que les guía para la preparación de sus pruebas. ¿Cuánto de esto tenemos hoy por hoy en nuestras organizaciones empresariales? Sin duda alguna son clave de éxito para el desarrollo profesional y para tener la certeza de que la ejecución tiene un elevado porcentaje de ser exitosa. Nos hará ser más reflexivos y analíticos para poder pausar y evaluar el cómo antes de abordar los retos.

Nuestros cinco campeones estuvieron sometidos a grandes niveles de presión y su gestión siempre residía en algo fundamental y único; el sentir pasión por lo que haces. ¿Cuántas veces podemos pasar por momentos apáticos, de poca inspiración, de querer abandonar? Siendo esto, como humanos que somos, muy habitual, también hay mucho de lo que podemos hacer cada uno de nosotros por cultivar la pasión y cariño con la que queremos hacer nuestro trabajo. No necesariamente he de estar a la espera de que me motiven y alienten, sino que puedo ser yo mi propio líder y propulsor para encontrar la materia prima que construya mi pasión por aquello que realizo y que me de las herramientas perfectas para gestionar momentos difíciles y de presión, a los que sin duda alguna estamos expuestos hoy por hoy en nuestras vidas.

Nos hablan de la mejora continua y como el Valer, Querer y Poder, mueven montañas y por un momento nuestros campeones se paran y se centran en el “Querer”. Qué importante es la “actitud” y qué herramienta tan poderosa para contagiar a los que te rodean en la búsqueda de retos, soluciones e ilusiones. Sin duda alguna, el motor de la vida es el corazón de las personas que conforman las organizaciones.

La importancia de los líderes que había detrás de cada uno de ellos era algo que no faltó en sus reseñas hacia nosotros. Nos enseñaron que todos somos líderes pero que ellos, a nivel individual, han tenido la inmensa fortuna de estar acompañados por líderes excepcionales que les han hecho mejores, escuchado y retado y que sin duda alguna las personas y profesionales que son hoy, en parte se lo deben a ese entorno; entrenador, familia, amigos, que tanto les han respaldado y que ellos tanto han cuidado por su parte.

Finalizan recordándonos que la vida son ciclos y que ellos han sabido adaptarse a cada prueba, cada situación personal y física antes de esa competición, que han continuado con su transformación personal después de su etapa en la élite mundial y que el hombre siempre ha de generar y cultivar recursos para amoldarse a los nuevos escenarios, ya que estos son parte de la vida y hemos de estar preparados para poner al servicio de la misma nuestra mejor versión.

Sin duda, los atletas han invitado de una maravillosa manera a las organizaciones y personas a poder mirar al futuro desde el optimismo y aprendizaje constante.

 

Gerardo Albornoz, Director Corporativo de Cronistar

 

 

Etiquetas:
, ,
Sin comentarios

Publicar un comentario