fbpx
LA COMUNICACIÓN INCONSCIENTE O CONSCIENTE
16034
post-template-default,single,single-post,postid-16034,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

LA COMUNICACIÓN INCONSCIENTE O CONSCIENTE

LA COMUNICACIÓN INCONSCIENTE O CONSCIENTE

¿Generamos suficientes niveles de consciencia a la hora de comunicar en nuestro entorno personal y profesional? A inicios de año hemos realizado un proceso de selección de personal para incorporar en nuestra organización a una persona que nos acompañase en nuestro actual proceso de transformación y crecimiento. Han pasado ya unos meses desde que hemos cerrado el proceso de selección y sin duda alguna nos ha dejado reflexiones y aprendizajes interesantes. Seguramente nada de lo que leáis en este post os sorprenderá, pero al menos creo que nuestra experiencia en el proceso de selección nos servirá como “caso” para poder enfatizar la importancia de generar consciencia sobre la “comunicación”.

Todos los días estamos comunicando, a través de nuestros actos, lenguaje corporal, comunicación oral o escrita y tanto a nivel personal como organizacional. En un gran número de ocasiones no somos conscientes de ello y pasamos por el día con automatismos inconscientes que son, sin duda, el mayor riesgo para asegurar una comunicación de “calidad” con el entorno que nos relacionamos.

Desde el momento que abrimos nuestro proceso de selección éramos muy conscientes de lo que esto implicaba para nuestra organización en el ámbito de la comunicación. Teníamos un objetivo claro, poder contratar a la persona que mejor se pudiera adaptar a las competencias técnicas requeridas, así como a las personales, en base a nuestros valores de empresa. El proceso de selección nos sirvió igualmente para poder “parar” y “reflexionar” como organización y nos permitió poder preguntarnos si detrás de este objetivo principal, había otros que estaban ocultos y a los que teníamos que poner luz  para asegurar igualmente su éxito y consecución.

Y efectivamente había más de un objetivo oculto al que tuvimos que poner “foco” para poder iluminarlo y comenzar a ser conscientes de la importancia del mismo, antes de comenzar a lanzar nuestra campaña de selección de personal. Todos los objetivos que queríamos conseguir con el proceso de selección, tanto el principal como los ocultos, tenían un denominador común que los unía: la “comunicación consciente”.

La comunicación consciente es una de las herramientas más “poderosas” que puede manejar toda persona u organización. Y digo más poderosa porque cuanto más consciente y reflexivo se es en la conducción de la comunicación, sin tener que caer en  “parálisis” ni perder “naturalidad”, mayor impacto se generará en el objetivo que se quiere conseguir.

El hecho de tener presentes estos parámetros, antes de empezar el proceso de selección de personal, nos hizo tener muy claro la forma en que nos presentaríamos al mercado y del modo en el que íbamos a interactuar con las personas que mostrasen su interés por nuestra oferta de trabajo. “Comunicar” mensajes “Conscientes” alineados a nuestros valores como organización: “La persona en el centro de nuestra estrategia”

El puesto de trabajo que publicamos lo realizamos en una de las plataformas más activas online a nivel mundial, la cual nos permitió poder especificar el “para qué” del mismo, de la manera más descriptiva posible, y a la vez, poder acompañar el anuncio con un vídeo personal, donde acercábamos al mercado algo fundamental para nuestra organización: “el valor de la persona”.

Durante las “entrevistas” de trabajo, en todo momento tuvimos en cuenta la “comunicación consciente”, y como tal pasamos a referirnos a la “entrevista” como “diálogo” ya que en cierta manera nuestra organización no entiende la entrevista como una comunicación y observación unilateral del posible empleador al candidato sino que invita de manera proactiva al candidato a que durante este compartir de experiencias se sienta cómodo dejando fluir a su “yo más curioso” por querer conocer la posible futura organización de la que puede formar parte a través de preguntas.

Obviamente algo que no le explicitamos al candidato pero que también éramos sumamente conscientes es que nuestro lenguaje verbal, tono de comunicación, presencia en la escucha, conexión en mirada, entre otros, también traslada al candidato una opinión sobre los profesionales de la organización que han intervenido en el encuentro y no hace falta recordaros que en ese momento, y otros muchos, ese profesional representa a la organización y su “comunicación consciente” puede posicionar de manera potente la firma ante el candidato. Si por el contrario seguimos en el “piñón fijo” de la “comunicación inconsciente” podemos trasladar un imagen errónea de la organización con el consiguiente impacto en reputación y valores.

De hecho, todos nuestros diálogos siempre enfatizaban este aspecto con las personas que tuvimos el placer de conversar. Creo sinceramente que esta “comunicación consciente” nos hizo ser más humildes, presentar a la organización con sus fortalezas actuales, pero también mostrando de donde veníamos, así como el camino inspirador que queremos trazar y con quien lo queremos construir: “la persona”.

 

Gerardo Albornoz

Director Corporativo de Cronistar Comunicación

Sin comentarios

Publicar un comentario