fbpx
EL HILO DE LOS VASOS
La buena comunicación consiste en unir a Greta Lundberg y a Boyan Slat. La primera no necesita presentación, el segundo sí. Boyan Slat es el precoz fundador de The Ocean Clean up
Cambio climático
15851
post-template-default,single,single-post,postid-15851,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

EL HILO DE LOS VASOS

EL HILO DE LOS VASOS

EL HILO DE LOS VASOS

La buena comunicación consiste en unir a Greta Lundberg y a Boyan Slat. La primera no necesita presentación, el segundo sí. Boyan Slat es el precoz fundador de The Ocean Clean up, una entidad sin ánimo de lucro a través de la cual ha desarrollado barreras flotantes en el océano que, aprovechando las corrientes marinas, las que causan la concentración de nuestros vertidos de plástico, atraen los deshechos para poder recogerlos y reciclarlos sin dañar la fauna de la zona. Unas barreras que, hay que decirlo, resulta que funcionan. Y sin embargo a Boyan no se le ha llevado a Davos, ni se le ha traído a la cumbre de Madrid, aunque su proyecto, si nada lo impide, pasará de “fase de pruebas” a “pleno rendimiento” este mismo año.

Para empezar ¿es Greta una engañifa y Slat un genio incomprendido? Rotundamente no. Una ha conseguido que se hable del cambio climático con una intensidad inédita, y el otro no solo ha desarrollado un sistema efectivo sino que ha recaudado 2,2 millones de dólares para hacerlo. De modo que bien por ambos.  Y sin embargo, ¿se imagina cuánto se podría conseguir si se unieran la capacidad de comunicación de Greta Lundberg (y su equipo) y la efectividad y magisterio técnico de Boyan Slat (y su equipo)? Tal vez no todo lo que cabría esperar en este caso concreto, porque estamos hablando de algo que va a requerir de muchos cambios sociales, económicos y políticos antes de que se le ponga solución, y más nos vale ser capaces de ponerle solución. Pero en otro campo, en otro área, la comunicación eficaz de un proyecto, una idea o un producto tan incontestable como necesitado de llegar a la opinión pública que flota por las pantallas, la conjunción de ambos, resulta imbatible. A nuestro alrededor se van plantando semillas luchando por llegar a sobresalir, luchando por el sol, el aire, la atención. Muchas de ellas no consiguen hacerlo a pleno pulmón porque no han encontrado el modo de hacerse un hueco, y créanme, los huecos no se hacen a codazos, a codazos solo se consiguen… más codazos. El hueco, el sol, el aire, la atención, se consiguen con las herramientas y el equipo adecuado.

Hay una leyenda urbana (espero que sea urbana) que cuenta que el primer detergente occidental que trató de entrar en un país árabe fracasó por el anuncio. Era un cartel en el que se veía la ropa sucia, luego esa ropa entrando en la lavadora a la que se echaba el detergente, y luego la ropa limpia. Por este orden. El árabe se lee al revés. De modo que aquello no le parecía deseable a nadie, claro. Una buena idea, un mal mensaje. Greta es un buen altavoz y tal vez nada más y nada menos que eso, Boyan es algo parecido a un genio, imaginen si esos dos vasos fueran comunicados por un mismo hilo. Bien pensado, igual sí que librábamos de esta.

 

Jorge Alonso, productor de La Radio es Mía

Sin comentarios

Publicar un comentario